Scroll Top
ampliacion bodegas pinoso

Alcanzar un millón de botellas de producción y no poder ampliar más por falta de logística y de espacio. Esta fue la principal motivación que impulsó en 2022 la ampliación de la cooperativa Bodegas Pinoso, que encargó a MasQueIngenieros (MQI) y que ha culminado en junio de 2024. El proyecto tuvo que afrontar una modificación del PGOU del municipio y profundizar en el reto de la sostenibilidad iniciado por la cooperativa con la apuesta por el cultivo ecológico desde 1997, un hito pionero en la producción vinícola de entonces en la Comunidad Valenciana. Asimismo, consiguió, gracias a la mediación de MQI, que 478.000 de los 1.265.000 euros invertidos, procedieran de los Fondos de Intervención Sectorial Vitivinícola (ISV).

En esta entrevista, conocemos más detalles acerca de las sensaciones y motivaciones del proyecto desarrollado por MQI, de la mano de José Cerdá, presidente de la cooperativa, y de Javier García, director de Bodegas Pinoso.

¿Qué significa para La Bodega de Pinoso la nueva ampliación de sus instalaciones?

José. Era una necesidad que teníamos desde hace años. Y cuando estamos trabajando con falta de espacio la necesidad es importantísima. Porque tener lugar para almacenar como corresponde es una necesidad imperiosa. Nos hemos apañado hasta ahora con reformas y mejoras pero el volumen que manejamos aconsejaba una ampliación para el embotellado.

Javier. Eso en la nave, pero llevamos 20 años haciendo inversiones en maquinaria, mejora de instalaciones, funcionamiento diario… Desde luego, como construcción es la inversión más importante. Hace 20 años empezó el embotellado. Hemos crecido poco a poco para crecer más en los embotellados.

¿Cómo valorarían la tarea desempeñada por MasQueIngenieros en todo el proceso de la ampliación?

José. El proceso ha sido bastante rápido. Hemos trabajado con todo el equipo de la Bodega, ya que el tipo de obra exigía un trabajo conjunto de la junta rectora, los directivos de la empresa, los trabajadores,… Y con el equipo técnico, con MQI, clave también a la hora de darnos ideas y su apoyo.

Javier. Con MasQueIngenieros hemos hecho otras inversiones aparte de esta tan importante y hemos confiado plenamente en su asesoramiento y seguimiento de obras, proyectos, buen servicio, con un trato personal muy bueno. Estamos bastante contentos. El trabajo con MQI es muy fluido, nos conocen desde hace mucho tiempo, estamos siempre en la misma sintonía, ellos nos aportan su experiencia, nosotros les decimos lo que queremos con sintonía de valores.

¿Qué piensan la vida que puede tener esta bodega?

José. Va a tener la vida suficiente para que yo no la vea y para que las futuras generaciones puedan seguir trabajando el campo y cultivando viñas.

Javier. Sabemos que tenemos que hacer un gran esfuerzo. Pero haciendo memoria, pienso en los fundadores de la cooperativa y el esfuerzo económico tan brutal que hicieron, lo que nos da ánimos para, al menos, hacer los mismo que ellos. Hay que continuar con ese legado. Las previsiones son buenas. Estamos creciendo poco a poco. Tenemos potencial y tenemos que aprovecharlo para que, como dice José, las generaciones venideras tengan donde trabajar y un sustento.

¿Cómo afectará a la producción de vino?

Javier. En principio a la producción no afecta inmediatamente. Sí en el embotellado. Porque las condiciones de embotellado van a ser más eficientes, lo que nos permitirá ofrecer un mejor servicio y reducir costes. El pilar principal de mantener la producción en esta zona para por la comercialización y, para ello, es necesario tener unas instalaciones buenas. Y eso garantizará la preexistencia de las viñas y de la producción.

¿Cuántas botellas podrán salir de la cooperativa tras esta actuación y qué porcentaje de mejora significa respecto a la actualidad?

Javier. Pues podremos alcanzar el 1,7 millones de botellas en los próximos cinco años, lo que significa una microdiferenciación paulatina de embotellado en detrimento de la producción a granel y un crecimiento  de entre un 5% y un 10% anuales desde la puesta en marcha de las nuevas instalaciones.

¿Por qué decidieron ser pioneros en la producción de vino ecológico?

José. La escasa pluviometría y la cantidad de horas anuales de sol que registra la comarca favorecen la apuesta por la producción ecológica. Son condiciones que ayudan a hacer vino ecológico porque las plagas son residuales, lo que minimiza la utilización de productos fitosanitarios.

Javier. De hecho, en 1997, cuando la cooperativa Bodegas Pinoso inició la comercialización directa después de haber sido proveedor hasta entonces de vino para una cooperativa de segundo grado de la provincia de Alicante, siete agricultores comenzaron a apostar por la producción ecológica hasta que hoy ya es un valor distintivo de la cooperativa y de sus vinos embotellados.

¿Qué mercados valoran más su apuesta por la producción ecológica?

El 80% de la producción embotellada ya se destina a la exportación. Alemania es el principal mercado destinatario, seguido de Países Bajos, Bélgica, Reino Unido, Polonia y Estados Unidos. “Antes de la guerra, también lo eran Rusia y Ucrania”.

Unos mercados que, según indica García, “cada vez piden más blancos y rosados, en detrimento de los tradicionales consistentes tintos”.

Dejar un comentario